Historia y Lecciones Aprendidas: Como perdí 170 millones de dólares

how-i-lost-170-million-dollars-my-time-as-30-at-facebook

Todos hemos tenido ese sentimiento de derrota. Ese sentimiento en el que sabemos que hemos fracasado y que no merecemos seguir respirando el mismo aire que las personas exitosas. Todo esto es cuestión de perspectiva. Todas nuestras experiencias pueden parecer insignificantes si le comparamos con el día que alguien pierde 170 millones de dólares.

Noah Kagan — autor de How I Lost 170 Million Dollars: My Time as #30 at Facebook — ha fundado un par de compañías que se han convertido en multimillonarias, escribe en su sitio personal okdork.com, es el Chief Sumo en appsumo.com y fue el empleado #30 en Facebook. Previo a eso, Noah era como todos nosotros: Un joven recién graduado de la universidad sin un rumbo definido o sin un propósito para su vida.

Este es un resumen de la historia y lecciones aprendidas durante la vida de Noah: El final de su vida universitaria, el inicio de su vida laboral, su tiempo trabajando en Intel, su tiempo trabajando en Facebook y — alerta sobre spoilers — su despido de Facebook que ocasionaría que perdiera $170 millones en acciones.

Aunque parece una historia de fracaso, Noah logró superar este momento de fracaso aparente y fundó compañías multimillonarias. Nos muestra como encontraremos nuevos problemas en nuestra vida. Detrás de las montañas hay mas montañas. Compartir estas historias de fracaso nos sirven para aprender sobre la experiencia y aplicarlas en nuestra vida.

Historia

La Vida Corporativa en Intel

Desde su primera entrevista en Intel narra como se sentía un infierno: Caminar a través del complejo parecía la muerte. Las paredes sin colores. Todas las personas tenían una credencial de empleado azul y una cara tristeza. Parecía que la parte favorita del trabajo de la mayoría era esperar a las 5pm para irse y los fin de semanas para evitar estar en el trabajo.

Intel era el lugar donde las personas con dos hijos, una mini-van y una hipoteca pasan el resto de su vida.

Esta descripción parece bastante común en las empresas actuales — no necesariamente multinacionales — donde la mayoría de empleados únicamente espera la hora de salida, el fin de semana y las vacaciones para no estar en el trabajo. Una actitud totalmente opuesta a la concepción de David H. Hanson — creador de Ruby on Rails y fundador de Basecamp — sobre su amor por los Lunes y — parafraseando — la famosa frase de Gary Vaynerchuck: Si vives por el fin de semana y las vacaciones, tu vida está quebrada.

La descripción de Intel se basa en estas políticas internas que crean una inercia de ineficiencia: Herramientas que necesitan ser actualizadas — y que todo el mundo sabe que tienen que serlo — pero que nunca se terminan desarrollando por burocracia. Burocracia con la que muchos nos hemos encontrado a lo largo de nuestra vida laboral.

La Vida en Facebook

La primera descripción de Facebook es básicamente una oficina con docenas de personas distribuidas de forma irregular, trabajando en un ambiente abierto. Una escena que fácilmente podría asociarse a “un startup dirigido por una fraternidad”. Después de varias entrevistas, Noah recibe la oferta de un sueldo de $60,000 al año y 0.1% de acciones en la compañía que se traducen en $170 millones.

El libro me parece una de las cosas más geniales que he leído ya que narra a detalle la vida dentro de Facebook desde sus primeros días y desde la perspectiva de uno de sus primeros empleados — y no la descripción que dio la película “The Social Network”. Noah narra como fue la primera vez que conoció a Mark Zuckerberg y como fue su primera conversación:

Mark: Quién eres?
Noah: Noah. Es mi primer día.
Mark: Noah — listo. Uh, acabo de despedir a tu jefe. Bienvenido a Facebook.

Las historias dentro del libro son inéditas. Muestran como era la cultura en Facebook desde sus inicios y las actitudes de Mark hacía sus empleados y hacia el producto que estaban construyendo. Muestran la convivencia que existía entre los empleados dentro y fuera de la oficina — como la vez que jugaron poker con Peter Thiel (cofundador de Paypal y uno de los primeros inversionistas en Facebook) y uno de los empleados le gritó ”Go fuck yourself” por querer retirar sus fichas a mitad del juego para tener una reunión con Mark. Bastante genial si alguien me lo pregunta.

Lecciones aprendidas

Haz el trabajo: La mayoría de nosotros hemos aplicado a empresas esperando que nos contraten. Hemos enviado nuestra hoja de vida y hemos esperado lo mejor. Noah decidió simplemente empezar. Comenzó a diseñar funciones y productos que consideraba podrían ser útiles para Facebook. En lugar de únicamente asistir a la entrevista para responder preguntas sobre su experiencia, tenía una presentación lista sobre funciones y productos. ¿Que reclutador no sentiría que una persona así es la ideal para el trabajo?

Enfoque: Mientras Facebook era desarrollado existía una sola directiva: Crecimiento. Las funciones dentro del sitio que ayudaran al crecimiento eran desarrolladas con rapidez. Algo que no percibimos es que la mayoría de compañías tradicionales publican nuevos productos/funciones cada mes — sí acaso. Facebook hace eso en múltiples ocaciones cada día. Un enfoque claro para un meta particular.

Leyes: Además de la aprobación de Mark para una nueva función, existían leyes inquebrantables en el desarrollo de los productos en Facebook. Estas leyes son una consecuencia del enfoque y atención a los detalles que la mayoría de startups — incluso compañías grandes — debería tener:

  1. Nunca digas la palabra “usuario”. Las personas que utilizan tu producto son — en efecto — personas.
  2. Atención a los detalles: Los puntos y las comas son todo. La gramática y el uso de las palabras es esencial.
  3. Confía en ti mismo: Si utilizas el producto es más fácil determinar lo que funciona mejor.
  4. La gente no sabe lo que quiere.
  5. Don’t suck: En contraste — y cierta burla — respecto al modelo de Google “Don’t be evil
  6. El sitio nunca puede caerse. El producto debe ser perfecto.

Oposición: La mayoría de personas piensa que llegarás más lejos si estas de acuerdo con tu jefe. Esto no es cierto si te opones a las opiniones de tu jefe con un argumento válido.

Decisiones: En lugar de debatir escenarios hipotéticos sobre un nuevo producto o función dentro de Facebook, el plan de acción era lanzar dicha función y revisar si las personas le utilizan. Si al menos 10% de las personas le utilizan, la función es desplegada a lo largo del sitio. Muchas compañías se enfocan en el ego — discutiendo quien tiene la razón — en lugar de mostrar con información cual es el paso correcto. Una prueba pequeña con un resultado específico y dejar que éste sea el que tome la decisión.

Oficina: Mark Zuckerberg reconoció desde temprano que tener un ambiente donde quieres trabajar es más llamativo para empleados potenciales y para hacer que los existentes estén más orgullosos de pertenecer. Los empleados no son vistos como un recursos sino como una parte esencial de la compañía.

Muévete rápido y quiebra cosas: Uno de los valores más increíbles dentro de Facebook es su enfoque y su habilidad para desplegar nuevos productos que serán vistos por millones de personas — por muy insignificantes que fueran — en cuestión de horas. El primer producto que Noah desplegó vino a través de una orden de Mark: “Noah, necesitamos agregar locaciones a los álbumes de fotos. Ve a hacerlo”. La burocracia no debería interponerse en el desarrollo de nuevos productos.

Conclusiones

La razón principal de compartir estas historias es terapia. Compartir estas historias de fracaso nos sirven para aprender sobre la experiencia y aplicarlas en nuestra vida. Una inspiración para seguir adelante a pesar de las cosas negativas. Es necesario encontrar ese punto en que lo que bloquea el sendero es el sendero. Lo que antes impedía acción ahora provee acción. El punto en que el obstáculo se convierte en el camino.

Después de ser despedido de Facebook y perder 170 millones de dólares, Noah decidió acudir a un psicólogo para encontrar nuevamente el camino. Durante estas sesiones describió lo resentido que estaba por no tener todo el dinero que sus amigos iban a tener. Su psicólogo le hizo escribir todas esas cosas que hubiera querido comprar con ese dinero y se dio cuenta que no eran cosas necesarias. El ejercicio sirvió para darse cuenta que ya tenía la mayoría de cosas que necesitaba. Que el dinero no iba a hacer su vida mejor. Muchas veces es necesario simplemente dejarlo ir.

Finalmente:

Cuando cosas malas ocurren, el punto principal es procesar el dolor y aprender para la próxima experiencia. Saber que todo mejorará. Siempre mejora.

Este libro muestra que siempre existen cosas buenas y malas. Nadie es especial. Todos tenemos problemas. Las cosas siempre mejoran. Es necesario perseverar.